energética

Limitaciones de temperatura en interiores según el Real Decreto-ley 14/2022 en lo tocante a medidas de ahorro y eficiencia energética y Real decreto 486/1997 por lo que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.

El Real Decreto-ley 14/2022 es una norma del gobierno dirigida al ahorro y a la eficiencia energética, que no está dirigida específicamente al ámbito laboral, esta norma fija unos límites de temperatura y señala expresamente que dichos límites deben ajustarse a lo que señala el RD 486/1997 cuando se trate de actividades laborales

Por otra parte, se debe tener en cuenta que el Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), con las modificaciones operadas por el Real Decreto-ley 14/2022, es una norma jurídico-técnica que incide en las condiciones de trabajo y por lo tanto también es exigible a las empresas en materia de prevención de riesgos laborales tal y como se recoge en el artículo 12 de la Ley 23/2015, de 21 de julio, Ordenadora del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social.

Las condiciones ambientales existentes en los lugares de trabajo (temperatura del aire, radiación térmica, humedad y velocidad del aire), junto a otros parámetros que influyen en el equilibrio térmico del cuerpo (calor generado por la actividad física realizada, aislamiento térmico de la ropa) pueden originar situaciones de riesgo para la salud de las personas trabajadoras, ya sea por calor o por frío.

El anexo III del Real decreto 486/1997 establece los requisitos mínimos exigibles para las condiciones termohigrométricas. En concreto, establece los límites permitidos de temperatura, humedad relativa, velocidad del aire y renovación mínimo de aire en los locales de trabajo cerrados. Para lugares cerrados, distingue dos intervalos de temperatura del aire en función del tipo de actividad física desarrollada:

  • El primero de ellos (17 ºC – 27 ºC), se establece para trabajos sedentarios en los que la demanda de energía metabólica es pequeña, de la orden de 55 a 70 W/m2 (0,95 – 1,21 met).
  • El segundo de ellos (14 ºC – 25 ºC), se establece para trabajos ligeros, en los que la demanda de energía metabólica está comprendida entre 70 y 130 W/m2 (1,21 – 2,24 met).

El RITE fija valores para dos de las variables que intervienen en la evaluación del bienestar térmico (temperatura del aire y humedad) y no para el resto de variables. Igualmente, el propio RITE,  indica que aquellos recintos que justifiquen la necesidad de mantener condiciones ambientales especiales, o dispongan de una normativa específica que así lo establezca, no tendrán que cumplir dichas limitaciones de temperatura.

Cabe recordar, que a efectos prácticos, las temperaturas mínimas y máximas previstas, no son las indicadas en los aparatos de climatización, sino las reales existentes en los puestos de trabajo y que deben ser medidas con equipos homologados a través del servicio de prevención. Será el servicio de prevención de la empresa quien debe evaluar, teniendo en cuenta la necesidad de ajustarse a las medidas de ahorro energético y a la normativa de prevención, si las condiciones ambientales, considerando todas las variables que influyen, son adecuadas para los trabajadores en cada casuística particular.

Por último señalar, que la interpretación de la normativa laboral, corresponde en exclusiva a los órganos de la jurisdicción social, pudiendo ser, por ejemplo, a través de Sentencias dictadas por razón de demandas interpuestas contra Resoluciones firmes dictadas por la Autoridad Laboral en la resolución de expedientes sancionadores, iniciados por la Inspección de Trabajo y Seguridad Social mediante la correspondiente acta de infracción.

****

Limitacións de temperatura en interiores segundo o Real Decreto-lei 14/2022 no tocante a medidas de aforro e eficiencia enerxética e Real decreto 486/1997 polo que se establecen as disposicións mínimas de seguridade e saúde nos lugares de traballo.

O Real Decreto-lei 14/2022 é unha norma do goberno dirixida ao aforro e á eficiencia enerxética, que non está dirixida especificamente ao ámbito laboral, esta norma fixa uns límites de temperatura e sinala expresamente que os ditos límites deben axustarse ao que sinala o RD 486/1997 cando se trate de actividades laborais.

Por outra parte débese ter en conta que o Regulamento de Instalacións Térmicas nos Edificios (RITE), coas modificacións operadas polo Real Decreto-lei 14/2022, é unha norma xurídico-técnica que incide nas condicións de traballo e polo tanto tamén é esixible ás empresas en materia de prevención de riscos laborais tal e como se recolle no artigo 12 da Lei 23/2015, de 21 de xullo, Ordenadora do Sistema de Inspección de Traballo e Seguridade Social.

As condicións ambientais existentes nos lugares de traballo (temperatura do aire, radiación térmica, humidade e velocidade do aire) xunto a outros parámetros que inflúen no equilibrio térmico do corpo (calor xerada pola actividade física realizada, illamento térmico da roupa) poden orixinar situacións de risco para a saúde dos traballadores, xa sexa por calor ou por frío.

O anexo III do Real decreto 486/1997 establece os requisitos mínimos esixibles para as condicións termohigrométricas, en concreto establece os límites permitidos de temperatura, humidade relativa, velocidade do aire e renovación mínima de aire nos locais de traballo pechados. Para lugares pechados distingue dous intervalos de temperatura do aire en función do tipo de actividade física desenvolvida:

  • O primeiro deles (17 ºC – 27 ºC) establécese para traballos sedentarios nos que a demanda de enerxía metabólica é pequena, da orden de 55 a 70 W/m2 (0,95 – 1,21 met).
  • O segundo deles (14 ºC – 25 ºC) establécese para traballos lixeiros, nos que a demanda de enerxía metabólica está comprendida entre 70 e 130 W/m2 (1,21 – 2,24 met).

O RITE fixa valores para dúas das variables que interveñen na avaliación do benestar térmico (temperatura do aire e humidade) e non para o resto de variables. Igualmente, o propio RITE indica que aqueles recintos que xustifiquen a necesidade de manter condicións ambientais especiais ou dispoñan dunha normativa específica que así o estableza non terán que cumprir ditas limitacións de temperatura.

Cabe recordar, que a efectos prácticos, as temperaturas mínimas e máximas previstas non son as indicadas nos aparellos de climatización, senón as reais existentes nos postos de traballo e que deben ser medidas con equipos homologados a través do servizo de prevención. Será o servizo de prevención da empresa quen debe avaliar, tendo en conta a necesidade de axustarse ás medidas de aforro enerxético e á normativa de prevención, se as condicións ambientais, considerando todas as variables que inflúen, son adecuadas para os traballadores en cada casuística particular.

Por último sinalar que a interpretación da normativa laboral corresponde en exclusiva aos órganos da xurisdición social, podendo ser, por exemplo, a través de Sentenzas ditadas por razón de demandas interpostas contra Resolucións firmes ditadas pola Autoridade Laboral na resolución de expedientes sancionadores, iniciados pola Inspección de Traballo e Seguridade Social mediante a correspondente acta de infracción.

Más información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *