Captura
Entrevista al presidente de la CEC en la web de la Agrupación Territorial de Galicia del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España
27.07.2022. Antonio Fontenla (A Coruña, 1943) es presidente de la Confederación de Empresarios de A Coruña desde hace más de dos décadas. Para el ejecutivo, “el optimismo debe ser la actitud natural de los empresarios. De todas formas, en un contexto en el que los distintos organismos revisan una y otra vez a la baja las previsiones de crecimiento, es difícil predecir qué va a pasar. De entrada, se avecina un escenario muy difícil a partir del otoño, y esperemos que se cumpla el pronóstico de que España conseguirá evitar la recesión” explica Fontenla.
 
¿Qué programas ofrece la CEC a sus socios y cómo ayudan a la economía gallega
La Confederación de Empresarios de La Coruña realiza una intensa actividad en la defensa de los intereses empresariales y de la libre economía de mercado y somos, además, un canal de comunicación directo entre el sector empresarial y las distintas administraciones públicas y las organizaciones sindicales. Asimismo somos el portavoz de las necesidades y demandas empresariales, siendo reconocidos como el interlocutor social representativo de nuestra provincia.
 
Proporcionamos a nuestros asociados diversos servicios, entre ellos asesoramiento jurídico-laboral, económico-fiscal, en materia de prevención de riesgos laborales, igualdad, creación de empresa, formación en diferentes ámbitos (incluyendo habilidades directivas) y empleo (disponiendo de agencia de colocación autorizada), alquileres de espacios, salas y aulas. También firmamos convenios con otras entidades para facilitar a nuestros asociados el acceso a productos y servicios adicionales en condiciones preferentes de financiación, a precios reducidos y con descuentos especiales.
 
Con unos niveles de inflación “desconocidos” en muchos años, ¿cuáles diría que son los retos de las empresas de A Coruña?
El gran riesgo ahora es el de la estanflación. Y a que ese riesgo se materialice contribuiría de manera decisiva que nos dejásemos arrastrar a una espiral de precios y salarios. Por ello, la contención salarial es clave para que la inflación no se cronifique.
 
Más allá del riesgo de los incrementos del precio de sus suministros de energía, materias primas y componentes, y de los costes salariales, las esperadas subidas de tipos de interés también son un riesgo, porque afectan al coste de financiación de las empresas. Las compañías deben adoptar sus propias estrategias para lidiar con el alza de los precios, desde una mayor eficiencia que mejore la productividad, buscando incrementar el mercado, el valor añadido de los productos, etc. Pero este esfuerzo del tejido empresarial ha de ir acompañado también de una política económica que apoye a los sectores más expuestos. Son necesarias medidas de apoyo desde las Administraciones que minimicen el impacto de los precios en el tejido productivo, con ayudas directas e indirectas, más líneas de financiación pública, y un marco fiscal que apoye la recuperación. El incremento de precios nos afecta a todos y todos hemos de sumar para frenar sus consecuencias, haciendo una distribución equitativa de los costes de la crisis.
 
El 2022 se consideraba el año de la recuperación de la economía pero nos hemos encontrado con el conflicto de Ucrania, ¿se ha visto muy debilitado el tejido empresarial coruñés? ¿Qué necesitan?
El ritmo de la recuperación se ha resentido, y esto es algo que afecta a las empresas coruñesas, tanto a las grandes como a las pymes, que tienen que afrontar un escenario más difícil. Y está siendo especialmente duro para muchas firmas de sectores estratégicos del tejido empresarial de la provincia, como el siderúrgico, la construcción, el transporte, el sector pesquero o el agroalimentario.
 
Sin embargo, creemos en la capacidad y fortaleza del tejido empresarial coruñés para afrontar las dificultades. Una confianza que no es ciega, sino que está bien fundamentada en la resiliencia que nuestras empresas y en su papel de polo tractor de la economía gallega, que se han demostrado en anteriores crisis. Para ello, hemos de saber aprovechar todas las oportunidades a nuestro alcance, entre ellas las que traen los proyectos ligados a los fondos de recuperación europeos, que implican un rearme de las capacidades industriales de la provincia. Y necesitamos, apoyo de las Administraciones, con ayudas directas e indirectas, y medidas especialmente dirigidas a los sectores más afectados por esta coyuntura, que deben ir acompañadas por un mejor marco fiscal y por una flexibilización de los marcos normativos a fin de que puedan adaptarse mejor a la situación de alta volatilidad.
 
¿A qué atribuye el buen comportamiento del empleo en una situación de tal incertidumbre e inflación, con cifras de PIB que aún no alcanzan las de 2019?
Efectivamente, los datos de empleo han superado las cifras prepandemia y muestran un buen comportamiento, pero no así el PIB, que aún tardaremos en ver en los niveles de antes de la covid. Es un desajuste que tiene difícil explicación. Puede deberse a factores estadísticos, por algún desacople entre ambos indicadores. Interpretarlo literalmente supondría asumir una enorme pérdida de productividad. Pero podría haber otras explicaciones, como que las empresas hayan tenido que reincorporar prematuramente a sus trabajadores por el fin de los ERTE aunque la demanda no se hubiera recuperado; que aunque hay demanda no hay componentes o materias primas para producir… Son datos complejos de interpretar.
 
¿Cree que se recuperará la economía en el 2023-2024?
Yo soy optimista porque creo que el optimismo debe ser la actitud natural de los empresarios. De todas formas, en un contexto en el que los distintos organismos revisan una y otra vez a la baja las previsiones de crecimiento, es difícil predecir qué va a pasar. Y es difícil ya de aquí a unos meses, ni que decir tiene que sería demasiado aventurado hacer previsiones de aquí a 2023-2024. De entrada, se avecina un escenario muy difícil a partir del otoño, y esperemos que se cumpla el pronóstico de que España conseguirá evitar la recesión. A corto plazo, el crecimiento será más débil.
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *