sonrisa

The Adecco Group Institute presenta el I Observatorio Adecco sobre Bienestar emocional y factores psicosociales.

En esta primera encuesta del Observatorio, se ha preguntado a responsables de recursos humanos y gerentes de empresas sobre diversas áreas que tienen relación directa con la incidencia de los factores psicosociales en sus organizaciones y en la salud y bienestar emocional de las personas trabajadoras.

Las principales conclusiones obtenidas son:

Con carácter previo, una de las primeras cuestiones que interesaba conocer, es cuál es el nivel de “exposición” de las ocupaciones a eso que se llama el componente emocional de las tareas. En este sentido, el 60% de las empresas encuestadas reconocen que más de la mitad de sus trabajos tienen un alto componente emocional (ocupaciones que suponen el trato con personas, generalmente entre trabajador y un cliente, paciente, alumno, usuario, etc.).

Pandemia y crisis económica

Otras de las variables que sin duda ha tenido un elevado impacto en el bienestar de organizaciones y personas en el último año ha sido la pandemia y la crisis económica de ella derivada. Así, el 10% de las empresas reconocen que más de la mitad de sus trabajadores se han visto afectadas por trastornos psicológicos (ansiedad, depresión, estrés postraumático), y la mayoría de las organizaciones consultadas creen que los trastornos emocionales relacionados con la crisis sanitaria y económica aún se mantienen con respecto a hace un año.

No obstante lo anterior, más del 70% de las empresas creen que las personas trabajadoras son optimistas con respecto a la situación de la empresa de cara a la recuperación económica, y casi el 60% de las personas trabajadoras están satisfechas con las medidas de apoyo emocional por parte de la organización durante la pandemia, siendo 23% las que están en desacuerdo.

Estrés y el “síndrome de estar quemado” (burnout)

Si analizamos el primer grupo de patologías a considerar en el ámbito de los factores psicosociales, más de la mitad de las empresas entienden que los factores generadores de estrés se han visto afectados más por la pandemia y la crisis económica que por las propias condiciones laborales. Similar proporción de em-presas afirman que el riesgo de padecer el síndrome de “trabajador quemado” (burnout) se ha incrementado en el último año, y sólo el 8% de las empresas creen que el riesgo de violencia en el trabajo se haya incrementado en el último año.

No obstante, fuera del entorno de la pandemia, otra conclusión importante es que casi el 60% de las empresas creen que es la carga mental vinculada a las tareas la causa principal del estrés.

Acoso moral o psicológico

En la búsqueda de herramientas que ayuden a la prevención y el control de las situaciones de acoso, las empresas están moderadamente de acuerdo (40%) con que la implantación de un protocolo de acoso moral haya mejorado la transparencia y sensibilidad de toda la organización en esta materia, pero son más (23%) las empresas que están totalmente en desacuerdo, que las que están totalmente de acuerdo (10%).

También debe destacarse que el 64% de las empresas creen que la gestión de las situaciones de acoso laboral debe conllevar mayor implicación de la representación de las personas trabajadoras, y casi el 70% de las empresas entienden que la gestión de las situaciones de acoso laboral en las organizaciones necesitaría de una normativa que diera mayor seguridad jurídica.

Evaluación de riesgos psicosociales

La mayor parte de las empresas (77%) en-tienden que la selección entre las diversas metodologías de evaluación de riesgos psicosociales debe tenerse en cuenta para su adecuación al tipo de factores de riesgo que deban evaluarse.

No obstante, la selección entre las diversas metodologías de aquella con mayor solvencia es esencial para evitar posibles sesgos que perjudiquen a la empresa: el 80% de las empresas así lo valoran. Por ello, casi el 75% de las empresas cree que la confianza en la metodología de evaluación de riesgos psicosociales podría reforzarse mediante su validación por comités técnicos con presencia equilibrada de administración y representación de empresas y personas trabajadoras.

Medidas de flexibilidad y teletrabajo

La mayoría de las empresas (80%) cree que las medidas de flexibilidad (tiempo parcial, jornada irregular, teletrabajo, etc.) no tienen por qué conllevar mayores riesgos psicosociales en las organizaciones. Las empresas entienden abrumadoramente (más del 90%) que es necesario que la normativa busque un equilibrio entre flexibilidad, control del tiempo de trabajo y desconexión/reconexión para un teletrabajo sostenible para personas y organizaciones.

No parece haber un claro consenso sobre si la experiencia del nuevo teletrabajo post confinamiento por las personas trabajadoras haya sido muy satisfactoria desde el punto de vista de salud mental: un 63% de las empresas sí lo avalan, pero un 37% no.

Más información

Fuente: www.adeccoinstitute.es

¿Te gustó este artículo? Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *