desinfección

Están surgiendo en el mercado diferentes tratamientos para  la desinfección de locales y materiales que utilizan productos o equipos que mediante mecanismos de acción químico o físico reclaman un efecto de inactivación  o destrucción  del Coronavirus, es decir , que tienen potencial como desinfectantes. Entre estos productos están el ozono, el dióxido de cloro  y la luz  ultravioleta.

Un denominador común a todos ellos es que son productos o agentes con propiedades tóxicas. Precisamente, para poder ser utilizados como desinfectantes deben ejercer sobre los microorganismos (virus, bacterias y hongos) un efecto dañino, pero por otra parte, deben ser seguros para las personas y por eso estos desinfectantes deben ser evaluados y autorizados previamente. El objeto es conocer, antes de su comercialización, de qué  forma, en qué concentraciones y en qué condiciones pueden ser utilizados sin generar riesgos para las personas y para el medio ambiente, siendo al mismo tiempo eficaces para eliminar los microorganismos, en este caso eliminar o inactivar el coronavirus.

Por todo lo dicho anteriormente, la normativa europea obliga a que todos los productos que se vayan a usar como desinfectantes sean evaluados y registrados  antes de la puesta en el mercado, y por eso el Ministerio de Sanidad está insistiendo en que todos los desinfectantes que se usen contra el virus sean efectivamente virucidas (eliminan o inactivan  el virus) y seguros en su utilización. Esto tienen que cumplirlo todos los que están registrados para este cometido en el Registro oficial de biocidas, siempre que se respeten las instrucciones y sean utilizados para el fin y de la forma indicada por el fabricante. En este enlace se pueden consultar los autorizados en España que son efectivos contra virus:

https://www.mscbs.gob.es/en/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Listado_virucidas.pdf

Como se puede ver en la lista, algunos pueden ser aplicados por el público en general  pero otros solo por personal profesional o por  personal especializado. Los autorizados para uso por personal profesional requieren cierta formación y conocimiento de uso de los EPI necesarios. Los reservados para uso por personal especializado requieren una capacitación específica regulada por la normativa  sectorial que también implica formación específica de la persona que los aplica y uso de EPI. Los biocidas reservados para uso por personal especializado solo pueden ser aplicados por empresas de Servicios  Biocidas, que deben estar inscritas en el Registro Oficial de Servicios Biocidas de las Comunidades Autónomas (estos registros son de consulta pública, en Galicia en la web  de la Consellería de Sanidad).

 Hay que aclarar que ningún virucida puede ser aplicado directamente por nebulización sobre las personas.

– En cuanto a las máquinas generadoras de ozono:

  • No está evaluada esta forma de uso del ozono para  la desinfección, se desconoce su eficacia contra el virus, la dosis adecuada y la peligrosidad para este uso concreto
  • No existen biocidas registrados a base de ozono para ningún tratamiento
  • Quien utilice esta máquina lo hace bajo su responsabilidad
  • Una empresa inscrita en el Registro Oficial de Servicios Biocidas no podría utilizarlas ya que solo pueden usar biocidas autorizados

 Para más información:  https://coronavirus.sergas.es/Contidos/SanidadeAmbiental

–    En cuanto a las lámparas de luz ultravioleta (UV):

  • La luz UV no debe nunca ser aplicada sobre las personas. Los efectos dañinos comprobados son sobre la piel (irritación, envejecimiento y cáncer) y sobre los ojos (cataratas e inflamación de la córnea y de la conjuntiva). La OMS advirtió expresamente de que no debe ser utilizada sobre la  piel.
  • No se evaluó el uso de lámparas UV para desinfección de superficies. La luz  UV más efectiva contra el virus es la más perjudicial para las personas, su aplicación requeriría de personal experto y aplicación con todas las medidas de seguridad.
  • A nivel de investigación en este momento se está estudiando utilizar lámparas UV menos potentes pero eficaces para inactivar el virus, por lo tanto en fase de ensayo.
  • Uno de los problemas de la luz UV parece ser su capacidad limitada de penetración  en los materiales y por lo tanto parece ser eficaz para matar gérmenes cuando se trata por ejemplo de superficies lisas.
  •  En caso de que sean utilizados equipos que integren este sistema utilizadas se debe tener claro que su eficacia y condiciones  para este uso tampoco están evaluados, que debe ser utilizado con todas las garantías de seguridad para las personas y siguiendo estrictamente las instrucciones del fabricante. Además, su utilización en una empresa requiere cumplir con el estipulado en el Real decreto 486/2010, de 23  de abril, sobre la protección  de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a radiaciones ópticas artificiales, para lo cual se deberá solicitar el asesoramiento del Servicio de Prevención.

Teniendo en cuenta lo expuesto hay que tener presente que actuar sobre las diferentes vías por las que se puede producir el contagio y la diseminación del virus se muestra mucho más eficaz que aplicar medidas remedio posteriores, sin perjuicio de que estas sean aplicadas en todo caso. Sabemos que el virus SARS-CoV-2 viaja alojado en las gotas que una persona enferma o infectada (incluso antes de presentar síntomas), emite al hablar, toser o estornudar, y que debido a su tamaño a mayor fracción no permanece en el aire sino que se deposita sobre las superficies entre 1 y 2 m, por lo que pueden transmitirse de una persona a otra por contacto directo o por contacto con las superficies contaminadas con el virus. Está valorándose asimismo que una pequeña fracción de partículas  menores podría permanecer durante algún tiempo en suspensión en el aire.

 Es por lo tanto primordial elevar al máximo las medidas preventivas, tanto las medidas de higiene personal (lavado frecuente de manos e higiene respiratoria) y de limpieza,   como guardar la distancia de seguridad (limitación de aforo , medidas barrera…), el uso de equipos  de protección (guantes y máscaras), y como otras medidas específicas adaptadas  a diferentes sectores de actividad que el Ministerio  de Sanidad y otros  organismos oficiales están publicando y elaborando. La Xunta de Galicia, a través del ISSGA elaboró y publicó diferentes guías, dípticos y carteles dirigidos a diferentes actividades que se pueden consultar en este enlace:

http://issga.xunta.gal/portal/contido/actividade/Coronavirus_Covid_19.html

Por último, y de manera aclaratoria, hace falta decir que el concepto “higienizar”, reflejado en las guías del Ministerio de Sanidad, tiene unas connotaciones que no consiguen el rendimiento de una desinfección que requiere ser llevada a cabo con productos testados (en este caso como virucidas) y con un procedimiento que asegure eficacia y seguridad . En cualquier caso, cuando la desinfección no sea posible, otras técnicas alternativas, por ejemplo  la aplicación de vapor caliente sobre piezas de vestir, el aislamiento temporal de productos u otros tratamientos, pueden encuadrarse en el ámbito de la higienización, siendo absolutamente recomendable y conscientes de que en determinadas situaciones la desinfección como tal no puede conseguirse de manera razonable.

Fuente: ISSGA

¿Te gustó este artículo? Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *