envejecimiento

La   OIT   califica   el   cambio demográfico  como  una  tendencia  amenazante  para  buena  parte  de los  países,  en  especial  se  prevé  que  sus  sistemas  de  protección serán,  ya  lo  están  siendo,  seriamente  afectados  por  él.  Una  de  las medidas   más   universalmente   ensayadas   es   la   de   limitar   la jubilación   anticipada   e   inclusive   alargar   “todo   lo   posible”   la
permanencia  de  trabajadores  en  sus  puestos  de  trabajo,  para  lo que requiere lograr compatibilizar sus capacidades productivas con las  derivadas  de  su  envejecimiento.  Para  ello,  los  interlocutores sociales a nivel europeo firmaron el pasado año un Acuerdo marco sobre  el  envejecimiento  activo  y  un  enfoque  intergenaracional cuyo   propósito   es   fomentar   vidas   de   trabajo   saludables    y productivas  en  una  perspectiva  de  curso  de  vida.  A  este  respecto, declaran  que  los  interlocutores  sociales  y/o  la  dirección  deben facilitar,  promover  y  fomentar  la  aplicación  de  la  organización  del trabajo  adaptable  durante  el  curso  de  la  vida.  Esto  debe  hacerse colectivamente y/o individualmente, de acuerdo con las prácticas de diálogo social en el lugar de trabajo.

Las  herramientas  y  medidas  que  pueden  ensayarse  respecto a  la  organización  del  trabajo  son  variadas,  desde  modalidades  de trabajo  adaptadas,  incluso  en  materia  de  tiempo  de  trabajo,  hasta medidas  de  transición  para  los  trabajadores  mayores  hacia  el  final de su vida laboral, entre otras muchas.

Más información

¿Te gustó este artículo? Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *