sensible
En los artículos 25, 26 y 27 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y en los artículos 4.1 a/b y 37.3.g del Reglamento de los Servicios de Prevención, que regulan la protección de la salud de los trabajadores especialmente sensibles, no existe una definición clara de lo que se considera «trabajador especialmente sensible». Desde el punto de vista técnico, se debería considerar especialmente sensible a cualquier trabajador que, con independencia de su pertenencia a un colectivo determinado (por sexo, estado de salud, edad, tipo de contrato, etc.), presenta unas características personales de tipo físico, mental o sensorial que le hacen especialmente vulnerable a los factores de riesgo laboral o cuyos riesgos propios pueden verse agravados por el desempeño de su trabajo. Este colectivo agrupa trabajadores muy distintos entre sí, que requieren la adopción de medidas preventivas especiales para que puedan realizar su trabajo en condiciones que no perjudiquen su salud.
Hay que resaltar el hecho de que tener reconocida una discapacidad no presupone que el trabajador sea especialmente sensible a los factores de riesgo presentes en su puesto de trabajo actual, ni que requiera unas restricciones o adaptaciones determinadas en su puesto de trabajo. Otra situación sería la necesaria adaptación del puesto de trabajo por problemas de accesibilidad al mismo, ue no de especial vulnerabilidad.
En todo caso, el empresario debe adoptar las medidas necesarias para prevenir los riesgos de salud y seguridad de este tipo de trabajadores.
Medidas preventivas generales
  1. Los trabajadores no serán empleados en aquellos puestos de trabajo en los que, a causa de sus características personales,estado biológico o por su discapacidad física, psíquica o sensorial debidamente reconocida, puedan ellos, los demás trabajadores u otras personas relacionadas con la empresa ponerse en situación de peligro o, en general, cuando se encuentren manifiestamente en estados o situaciones transitorias que norespondan a las exigencias psicofísicas de los respectivos puestos de trabajo.
  2. Identificar, a través de la vigilancia de la salud,a los trabajadores especialmente sensibles y estudiar la compatibilidad del puesto de trabajo con sus características individuales.
  3. A través de la vigilancia de la salud, aplicar las medidas preventivas pertinentes, entre las cuales se encuentra la adaptación del puesto de trabajo a las capacidades del mismo.
  4. En la evaluación inicial de los riesgos se tendrá en cuenta la posibilidad de que el trabajador que lo ocupe o vaya a ocuparlo sea especialmente sensible por sus características personales o estado biológico conocido, a alguna de las condiciones de trabajo existentes o previstas.
  5. El personal sanitario del servicio de prevención estudiará y valorará, especialmente, los riesgos que puedan afectar a las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente, a los menores y a los trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos, y propondrá las medidas preventivas adecuadas.
  6. Adaptar por parte del empresario las medidas mencionadas en el artículo 25 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales “Protección de trabajadores especialmente sensibles a determinados riesgos” a las necesidades de este tipo de trabajadores.

Fuente: INSHT

—-
Nos artigos 25, 26 e 27 da Lei de Prevención de Riscos Laborais e nos artigos 4.1 a/b e 37.3.g do Reglamento dos Servizos de Prevención, que regulan a protección da saúde dos traballadores especialmente sensibles, non existe unha definición clara do que se considera «traballador especialmente sensible». Desde o punto de vista técnico, deberíase considerar especialmente sensible a calquera traballador que, con independencia da súa pertenencia a un colectivo determinado (por sexo, estado de saúde, idade, tipo de contrato, etc.), presenta unhas características persoais de tipo físico, mental ou sensorial que lle fan especialmente vulnerable aos factores de risco laboral ou cuxos riscos propios poden verse agravados polo desempeño do seu traballo. Este colectivo agrupa traballadores moi distintos entre si, que requiren a adopción de medidas preventivas especiais para que poidan realizar o seu traballo en condicións que non prexudiquen a súa saúde.
Hai que resaltar o feito de que ter recoñecida unha discapacidad non presupón que o traballador sexa especialmente sensible aos factores de risco presentes no seu posto de traballo actual, nin que requira unhas restricciones ou adaptacións determinadas no seu posto de traballo. Outra situación sería a necesaria adaptación do posto de traballo por problemas de accesibilidad ao mesmo, que non de especial vulnerabilidade.
En todo caso, o empresario debe adoptar as medidas necesarias para previr os riscos de saúde e seguridade deste tipo de traballadores.
Medidas preventivas xerais
  1. Os traballadores non serán empregados naqueles postos de traballo nos que, por mor das súas características persoais,estado biolóxico ou polo seu discapacidad física, psíquica ou sensorial debidamente recoñecida, poidan eles, os demais traballadores ou outras persoas relacionadas coa empresa poñerse en situación de perigo ou, en xeral, cando se atopen manifiestamente en estados ou situacións transitorias que norespondan ás esixencias psicofísicas dos respectivos postos de traballo.
  2. Identificar, a través da vixilancia da saúde,aos traballadores especialmente sensibles e estudar a compatibilidad do posto de traballo coas súas características individuais.
  3. A través da vixilancia da saúde, aplicar as medidas preventivas pertinentes, entre as cales atópase a adaptación do posto de traballo ás capacidades do mesmo.
  4. Na avaliación inicial dos riscos terase en conta a posibilidade de que o traballador que o ocupe ou vaia a ocupalo sexa especialmente sensible polas súas características persoais ou estado biolóxico coñecido, a algunha das condicións de traballo existentes ou previstas.
  5. O persoal sanitario do servizo de prevención estudará e valorará, especialmente, os riscos que poidan afectar ás traballadoras en situación de embarazo ou parto recente, aos menores e aos traballadores especialmente sensibles a determinados riscos, e propoñerá as medidas preventivas adecuadas.
  6. Adaptar por parte do empresario as medidas mencionadas no artigo 25 da Lei de Prevención de Riscos Laborais ?Protección de traballadores especialmente sensibles a determinados riscos? ás necesidades deste tipo de traballadores.

Fonte: INSHT

¿Te gustó este artículo? Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *