comercio

La ratificación por parte de Chad, Jordania, Omán y Ruanda el pasado 22 de febrero significa que el Acuerdo ha alcanzado el umbral predeterminado de los 110 Miembros de la OMC necesarios para su inmediata entrada en vigor.

El objetivo del Acuerdo es simplificar y clarificar los procedimientos internacionales de importación y exportación, los trámites aduaneros y los requisitos en materia de tránsito. El Acuerdo hará más fáciles y menos costosas las formalidades administrativas relacionadas con el comercio, aportando así un impulso importante y muy necesario al crecimiento económico mundial. Las autoridades aduaneras de la UE desempeñarán un papel fundamental en la aplicación del Acuerdo, y actuarán como un ejemplo a seguir y como motor para seguir avanzando en la facilitación del comercio dentro de la UE y a escala internacional.

También ayudará a mejorar la transparencia, ofrecerá a las pequeñas y medianas empresas más oportunidades de participar en las cadenas de valor mundiales, y reducirá las posibilidades de corrupción. El Acuerdo se alcanzó en la Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Bali en 2013.

Cecilia Malmström, Comisaria de Comercio, ha declarado: «La mejora de los procedimientos en las fronteras y unos flujos comerciales más rápidos y más fluidos revitalizarán el comercio mundial en beneficio de los ciudadanos y las empresas de todas partes del mundo. Las pequeñas empresas, para las que la complejidad de las normas y las formalidades administrativas cotidianas suponen muchas dificultades, serán las principales beneficiadas.»

El Comisario de Cooperación Internacional y Desarrollo, Neven Mimica, ha añadido: «El comercio es un factor clave para el desarrollo sostenible. El nuevo Acuerdo ayudará a aprovechar el enorme potencial que ofrece el comercio. Estoy dispuesto a ayudar a nuestros países socios a obtener el máximo partido de este Acuerdo.».

El mayor margen de mejora y, por tanto, el mayor potencial de beneficios se encuentra en los países en desarrollo. La UE desea que este Acuerdo contribuya significativamente a aumentar la participación de los países en desarrollo en las cadenas de valor mundiales. Por este motivo, la UE ha destinado 400 millones EUR a ayudarles a aplicar las reformas necesarias para cumplir las normas fijadas por el Acuerdo.

Además de su dimensión de desarrollo, el Acuerdo también forma parte de los esfuerzos de la UE para ayudar a las pequeñas y medianas empresas europeas a aprovechar el potencial sin explotar de los mercados mundiales.

La UE ha sido uno de los promotores del Acuerdo y ha liderado los esfuerzos para su celebración. Tras la ratificación del Acuerdo por el Parlamento Europeo y el Consejo en 2015, la UE ha alentado activamente a otros Miembros de la OMC a aprobarlo sin demora. Ahora que se ha alcanzado la masa crítica para que el Acuerdo entre en vigor, la UE confía en que el resto de los Miembros de la OMC lo ratifique en breve.

Antecedentes

Las negociaciones de facilitación del comercio se iniciaron en el marco de la Agenda de Desarrollo de Doha. Reconociendo el gran potencial de beneficios que este Acuerdo puede aportar a todos, y en particular a los países en desarrollo, los Miembros de la OMC acordaron a finales de 2013 dar prioridad a un acuerdo autónomo. El Acuerdo resultante incluye a todos los Miembros de la OMC.

En diciembre de 2013, la UE destinó ayuda financiera para contribuir a que los países más necesitados cumplan el Acuerdo de Facilitación del Comercio y aprovechen plenamente sus beneficios.

Más información

Fuente: europa.eu

¿Te gustó este artículo? Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *