Nueva plataforma para consumidores y comerciantes

La plataforma de resolución de litigios en línea (RLL) se sirve de la tecnología cibernética para ofrecer, en un formato sencillo y unitario, una ventana única que permite a los consumidores y comerciantes de la UE resolver sus litigios en el caso tanto de las compras nacionales como de las transfronterizas. El procedimiento consiste en la canalización de los litigios nacionales hacia los organismos de resolución alternativa de litigios (RAL), que aparecen recogidos en la página web, que estén conectados a la plataforma, hayan sido seleccionados por los Estados miembros en función de criterios de calidad y hayan sido notificados a la Comisión.

¿Qué son los organismos de resolución alternativa de litigios (RAL)? ¿Qué es la resolución de litigios en línea?
Por “resolución alternativa de litigios” se entiende todos los procedimientos que permiten tratar una reclamación sin tener que ir a juicio. Normalmente, suele implicar la intervención de un tercero que actúa como intermediario neutral entre el consumidor y la empresa contra la que se presenta la reclamación. Según los casos, el intermediario puede proponer una solución, imponer una solución a las partes o reunirlas para que lleguen a una solución amistosa. La resolución alternativa de litigios (también conocida como “mediación”, “conciliación”, “arbitraje”, etc.) suele ser más barata, sencilla y rápida que acudir a los tribunales.

La resolución de litigios en línea se basa en eso mismo, en ser una resolución alternativa de litigios, con la que se puede llegar a una solución extrajudicial en la que media la tecnología cibernética. A través de la web, el consumidor y la empresa vendedora pueden buscar un organismo de resolución de litigios que les ayude a alcanzar un acuerdo. Eso sí: para poder utilizar este procedimiento, la reclamación debe estar relacionada con una compra online.

¿Cómo funciona?
Cuándo el producto o servicio es contratado en línea, o vía Internet, la web es plenamente operativa. Una vez seleccionado el organismo de resolución de conflictos, cada uno aplica sus propias normas, los cuales suelen ser más sencillos, rápidos y baratos que los tribunales ordinarios.

Desde aquí se siguen cuatro pasos de cara a su resolución:

  1. Presentar la reclamación. Una vez rellenado  el formulario online debe ponerse en contacto con la otra parte (30 días)
  2. Elegir un organismo de resolución de litigios. Una vez puestos de acuerdo en que organismo de resolución de conflictos llevará a cabo la reclamación, la web enviará automáticamente la reclamación al mismo y éste se pondrá en contacto con usted.
  3. El organismo de resolución de litigios tramita la reclamación. Éste organismo tiene 3 semanas para decidir si trata o no la reclamación e informarle de ello. El organismo propondrá un resultado en un plazo de 90 días.
  4. Resultado  y  cierre  de  la  reclamación.  Se  le  informará  del resultado  y  finaliza  el procedimiento.

Durante todo el proceso de la resolución de litigios en línea, se tiene en cuenta la protección de datos, tanto de consumidores como de empresas. Las declaraciones de confidencialidad son muy importantes en la resolución extrajudicial de conflictos y, por ello, en los enlaces anteriores, se explica por qué y cómo se recogen y tratan los datos y cómo puede ejercer sus derechos al respecto.

 

Fuente: http://europa.eu/
¿Te gustó este artículo? Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *