encuesta

Las encuestas realizadas cada cinco años por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound) sobre las condiciones de trabajo han permitido efectuar desde 1990, fecha en la que se llevó a cabo la primera encuesta, un seguimiento de las tendencias a largo plazo por lo que a la calidad del trabajo y del empleo en Europa se refiere.

A la espera del informe que la Fundación Europea publicará probablemente en 2017, con los satos completos de la última encuesta realizada (Sexta Encuesta), y que nos dará a conocer con mayor profundidad qué significa realmente trabajar hoy en Europa, los Primeros resultados, publicados en noviembre de 2015, nos permiten avanzar algunos datos de interés.

En primer lugar, hay que tener en cuenta que la cobertura geográfica de esta última encuesta ha sido la más amplia hasta la fecha, incluyendo 35 países, como consecuencia de las ampliaciones de la Unión Europea.

En segundo lugar, estos primeros resultados deben interpretarse según el contexto social y económico de los diferentes Estados miembros y de las variaciones sectoriales producidas a lo largo de estos años. Dichas variaciones ponen de manifiesto los cambios de empleo producidos principalmente por el descenso neto del empleo en el sector manufacturero y el de la construcción y el crecimiento del empleo en el sector servicios.

Entre los datos de la encuesta que preocupan figuran las cifras relacionadas con el apartado «Exposición a riesgos físicos a lo largo del tiempo», ya que el estudio muestra que entre 2010 y 2015 hubo un aumento del nivel de exposición a la manipulación de productos químicos (del 15% al 17%), así mismo se observa un aumento constante de las cifras correspondientes desde 2005 en adelante en cuanto a la manipulación de materiales infecciosos y al izado o desplazamiento de personas.

En relación con la segregación por género es una característica persistente de los mercados de trabajo europeos. Las mujeres trabajan más horas en general (incluyendo el trabajo remunerado, el tiempo de desplazamiento y el trabajo no remunerado) y los hombres dedican más horas al trabajo remunerado. Los resultados confirman también un reparto desigual de las responsabilidades de cuidado y de las tareas domésticas entre las mujeres y los hombres, correspondiendo a aquellas la mayor proporción del trabajo no remunerado.

En el apartado «Conductas sociales adversas en el lugar de trabajo», casi uno de cada seis trabajadores (16%) informa de haber sido objeto de este tipo de conductas como actos de violencia, de acoso y de atención sexual no deseada con posibles consecuencias negativas para ellos mismos y para la continuidad de su participación en el trabajo.

Pero también ha habido datos positivos en los resultados de la encuesta y una buena evolución en varios ámbitos, como, por ejemplo, en las cifras relacionadas con: «vibraciones», «ruido», «traslado o movimiento de cargas pesadas», «posturas que causan cansancio o dolor» y «movimientos repetitivos», que son algo más bajas que las de 2010.

En cuanto a la información sobre salud y seguridad en el trabajo, nueve de cada diez trabajadores declaran estar bien o muy bien informados sobre los riesgos para la salud y la seguridad relacionados con el desempeño de sus tareas.

Por último, hay que señalar la disminución en general del porcentaje de trabajadores que consideran que su trabajo pone en riesgo su salud y su seguridad: el 23% en 2015, frente al 31% del año 2000.

Sin lugar a dudas es necesario realizar un análisis más profundo de los resultados de la encuesta y llevar a cabo estudios comparativos más extensos por países, ocupaciones, género y grupos de edad, pero lo que parece cierto es que los cambios originados por la reestructuración económica, la globalización, las nuevas tendencias demográficas, los avances tecnológicos y la integración europea están modificando la vida y el trabajo de los ciudadanos europeos.

Más información

¿Te gustó este artículo? Compártelo!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *